Utilizamos cookies propias y de terceros. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Carrito de la compra Tienes 0 productos en tu carrito
Total:
0,00€

15/05/2018
Cuidados de las plantas artificiales

Cuidados de las plantas artificiales

La mayor parte de las plantas artificiales para interior se utilizan para crear puntos concretos en la decoración, ya sea en ramos o en centros de flores. Algo que hace que se conviertan en un foco potencial de acumulación de polvo. Un incómodo compañero que no estropeará la planta por su carácter artificial, pero que sí puede restarle belleza a los conjuntos que hayamos creado con ellas.

Sin embargo y aunque a priori puede parecer que las plantas y flores artificiales para interior se limpian como cualquier otro objeto decorativo, hemos de tener en cuenta algunos aspectos para que esta tarea de limpieza no revierta en negativo en la planta.

 

1. Conocer de qué está hecha la maceta

Aunque pueda resultar extraño, saber de qué material está compuesta la maceta de las plantas y flores artificiales para interior nos permitirá elegir la mejor manera de limpiarla. Si es de poliespan, el contacto con el agua la estropeará y nos obligará a desecharla. Así, y si no podemos saber de qué está compuesta, lo ideal es que tomemos precauciones.

Si la planta artificial es de pequeño tamaño, podremos limpiarla introduciéndola con la maceta hacia arriba en un cubo dentro de la bañera. De esta manera, eliminaremos el polvo en profundidad sin dañar su base. Pero si hablamos de una planta artificial de gran tamaño y que requiere un lavado con manguera, lo idóneo es que cubramos la maceta y la base con un saco de jardín.
Si la planta es de pequeño formato o hablamos de flores artificiales en vara, bastará con un pulverizador.


2. Elegir el limpiador adecuado

Para evitar dañar el material en el que están realizadas las plantas y flores artificiales para interior, lo idóneo es limpiarlas únicamente con una disolución de agua tibia y jabón.

 

3. Hacer hincapié en un correcto secado

Al igual que sucede con las plantas naturales, tanto las plantas como las flores artificiales para interior se resienten del exceso de humedad. Por este motivo no solo es necesario elegir cuidadosamente cómo limpiarlas, sino centrarnos en hacer un secado concienzudo. Lo ideal es que lo hagamos con un papel secante, prestando especial atención en las hojas y sus recovecos.

Además y a diferencia de las plantas naturales, olvidémonos de secar las plantas y flores artificiales al sol. Este hecho solo ayudará a que se decoloren.

4. Evitar su exposición directa a luz y fuentes de calor

Al igual que no es buena idea el secado al sol, tampoco lo es que la ubicación que elijamos para ellas siga esta pauta. De la misma manera, tendremos que procurar colocar este tipo de plantas artificiales alejadas de cualquier fuente de calor artificial: no solo son inflamables sino que, además, el calor puede deformar su estructura.

 

5. Eliminar los malos olores

En muchas ocasiones, el destino de las plantas y flores artificiales es la cocina. Un lugar en el que están expuestas a alimentos, vapor de cocciones e incluso grasa. Por esta razón, es más que habitual que estas plantas y flores acumulen malos olores. Para ellas, independientemente de su tamaño y la metodología que llevemos a cabo, lo idóneo es lavarlas con una mezcla de agua y vinagre con un pulverizador.

Como ves, mantener en plena forma a tus plantas y flores artificiales para interior es mucho más sencillo que cuidar de una planta natural ¡pero también requiere de nuestros mimos!


¡ Y RECORDAD QUE ESTAN DE MODA LOS OLIVOS ARTIFICIALES !

GASTOS DE ENVIO ECONÓMICOS

Sólo 4,90€ a Península y Baleares

ENTREGA RÁPIDA

Recibe tu pedido en 24/48 horas

PAGO SEGURO